fbpx
anna-seiler-fuente-infosvalencia

 

Viuda sin hijos, y como costumbre para viudas en aquella época, enfermera y una de las mujeres más ricas de Berna, vio como la peste se llevó por delante a muchísimas vidas.

No estaba de acuerdo con el funcionamiento de los hospitales que había en la época.

Los pacientes tenían que pagar sus tratamientos y a muchos les fue imposible.

Para llevar a cabo su deseo de crear un hospital para los más pobres decide junto con su notario de enfrentarse a las autoridades y a la iglesia, quienes en su caso heredarían los bienes de Anna Seiler, amenazando a cada bando que haría un testamento en beneficio del otro y así logró el beneplácito para sus planes. 

En su testamento creó una Fundación para la creación de un hospital para los más desfavorecidos,  dejando directrices concretas de cómo debe funcionar y cómo será financiado.

 

Testament Anna Seiler - infosvalencia

 

Dice el testamento, “teniendo en cuento que no hay algo más seguro que la muerte, pero nada más inseguro que la hora de la muerte, he donado a la ciudad un hospital para la eternidad, donde permanentemente estarían ingresados 13 pacientes, y 3 personas honorables para su cuidado, el hospital dispondrá de 13 sabanas, 13 almohadas y 20 mantas”, y también sobre el equipamiento del hospital dejaba directrices concretas.

También dejaba resuelto la economía del hospital a través de sus inmuebles, granjas, bosques, montes etc. 

Las granjas facilitarían la verdura y carne para comer, los bosques madera para cocinar y la calefacción, los montes facilitarían queso y el cobro del alquiler de algunos inmuebles pondría dinero en efectivo a disposición del hospital.

Y como novedad planteaba el alta a personas que sanaban en su hospital, algo no habitual en esa época.

Excepto  unos años que no se respetaba el testamento, desde entonces hasta el día de hoy existe el Hospital manteniendo vivo el espíritu de Anna Seiler.

 

error: Si quieres alguna imagen...pídela !!