fbpx
Backpackers Berna

 

El Bern Backpackers Hotel & Hostel Glocke tiene la ubicación perfecta para conocer la capital suiza. Estamos en pleno casco histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (¿se nota que estamos orgullosos?). Al llegar, sácate un selfi delante de nuestro histórico edificio y, más tarde, aprovecha el wifi gratuito para compartirlo. En la sala común ponemos películas en inglés todas las noches, así que pásate 5 minutos antes por la cocina común y prepárate unas palomitas. Además, también tenemos una cafetería a tu disposición. ¿Quieres ir a la ciudad de Interlaken? Acércate a hablar con nuestro amable personal, que te podrá recomendar los mejores lugares para comer y tomar algo, así como excursiones por la zona.

Ubicación

Lleva contigo la confirmación de tu reserva, porque puedes usarla a modo de billete para venir desde el aeropuerto (a unos 49 minutos). Toma el bus 160 a la estación de Belp y allí súbete al tren S4 que va a la estación de tren de Berna: en 9 minutos estarás aquí. La torre de Zytglogge y su famoso reloj astronómico están a solo 1 minuto a pie y el palacio del Parlamento (te recomendamos que lo veas en una visita guiada), a 6. Después, date un paseo de 5 minutos y admira la arquitectura gótica y las vidrieras de la catedral.

Habitaciones y Dormitorios

Contamos con habitaciones privadas individuales y dobles, además de dormitorios mixtos y solo para mujeres, todos ellos luminosos y amplios. Las literas tienen luz de lectura y la ropa de cama es gratuita. También hay taquillas para guardar tu mochila. Los baños son compartidos, aunque algunas de las habitaciones privadas tienen uno propio. Y, además, ¡hay secadores de pelo y toallas de alquiler!

Extras y actividades

¿No tienes francos suizos? Tranquilidad, porque en el albergue podemos cambiar euros y dólares. Si tienes la mochila llena de ropa sucia, has venido al lugar indicado: ¡tenemos lavandería! Mientras la lavadora centrifuga, aprovecha para prepararte una taza de té gratuita, que no quedaría nada mal acompañada de esa caja de bombones suizos que has comprado como recuerdo.