brienzer-rothorn-infosvalencia

Brienzer Rothorn

Proponemos un viaje a la cima de Brienzer Rothorn en tren de vapor, una experiencia única.

Otoño es la mejor temporada para hacer senderismo y disfrutar de vistas maravillosas.

El Brienzer Rothorn se encuentra al norte del lago de Brienz y es famoso por sus vistas y ofrece multitud de senderos aptos para todo el mundo.

La manera más cómoda e inolvidable es subir en tren de vapor.

Es un viaje al pasado, es un viaje a los inicios del turismo cuando los primeros turistas se maravillaban con las cumbres alpinas de Suiza.

Los trenes que suben a la cumbre del Rothorn funcionan todavía a vapor y el viaje te hará sentir como en los inicios del mundo del ferrocarril.

La aventura comienza en la coqueta localidad de Brienz, un pequeño pueblo que se asoma a las aguas del lago de Brienz.

No os perdáis caminando por el paseo del lago al atardecer.

Las emociones comienzan nada más comprar el billete viendo la locomotora verde echando humo dispuesta a partir. Un prolongado silbido anuncia el inicio de un viaje maravilloso.

Durante el viaje podemos observar paisajes inolvidables, desde los típicos chalets de madera, bosques, verdes prados, vacas pastando, arroyos, montañas hasta el increíble azul turquesa del lago de Brienz nos acompañarán en nuestro viaje.

El viaje pasa volando y ya llegamos a la estación intermedia de Planalp, punto de partida de numerosas rutas a pie, ideales para excursionistas.

Desde aquí hasta la estación superior dominan los prados verdes, con granjas aisladas por donde el tren de vapor asciende lentamente por un paisaje de ensueño, dominado por el lago de Brienz.

Tras una hora de camino, el tren completa los 7,6 km de longitud y los 1.678 metros de desnivel desde Brienz y llega la estación superior donde nos espera un panorama alpino inolvidable.

La estación superior del tren está a 2.244 m, para llegar a la cumbre del Rothorn, tenemos que pasar por delante de la terraza del restaurante del hotel.

Allí podéis comer, quedaros a dormir para poder contemplar tranquilamente la puesta de sol simplemente  tomar un refresco mientras contemplamos la majestuosidad del macizo de la Jungfrau .

Con vistas a montañas tan emblemáticas como la propia Jungfrau, el Finsteraarhorn, el Schreckhorn, el Titlis, la pirámide del Niesen y el mismo lago de Brienz.

Justo al lado del restaurante, unas escaleras de metal parecen no llevar a ninguna parte.

Os recomendamos subir ya que estaréis en el tejado del restaurante, con unas vistas preciosas y con un par de mesas para hacer comer.

También hay tumbonas para disfrutar del paisaje sin tener que pagar nada.

Desde aquí empieza el camino de Edelweiss un estrecho sendero que discurre junto a la roca y con constantes vistas panorámicas al lago y a los Alpes y donde podréis apreciar la blanca belleza de la flor de los Alpes.

En unos 20 minutos llegamos a Rothorn Gipfel, donde hay un mirador panorámico para poder apreciar la belleza de la región en su máximo esplendor.

A continuación, una ruta, desde la estación superior hasta la estación Planalp a medio camino para abajo. Al que gusta más subir andando también lo puede hacer al revés. 

Una excursión espectacular e inolvidable

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.