La iglesia del Espíritu Santo (Heiliggeistkirche) es obra del constructor municipal Niklaus Schiltknecht, siendo inaugurada en 1729. Se encuentra en el lugar de la antigua iglesia del hospital (Spitalkirche). La Heiliggeistkirche es considerada como la iglesia barroca reformada más bella de Suiza. Cuenta con ricos adornos. En el interior dominan los catorce pilares de arenisca así como el púlpito aislado en la parte septentrional de la nave céntrica.

Esta iglesia, que se encuentra fuera de los circuitos habituales del turismo que visita la ciudad de Berna, es uno de esos tesoros que aparecen de repente en nuestro camino.

Por fuera es una iglesia muy seria, muy rígida y con aspecto sobrio, pero dentro esconde un encanto sin igual. Uno de los más finos ejemplos del barroco suizo, su elegancia y sencillez se basa en la hábil combinación de elementos básicos del barroco, como los estucados en el techo, con la maravillosa galería que la rodea y que le da su característica forma semicircular, apoyada en 14 columnas de arenisca, y el contraste de todos los colores claros de la decoración con la bancada en oscura madera noble que se recuperaron y restauraron de los restos de la iglesia que ocupaba antes este lugar.

Como su nombre indica, perteneció a la Orden del Espíritu Santo y en la actualidad, aparte de su función religiosa, también se utiliza como sala de exposiciones y conciertos…aunque un día fue granero.