La Belleza de Thun

 

La Belleza de Thun, Para visitar Thun debemos dirigirnos hasta los Alpes suizos, concretamente a la zona conocida como el cantón de Berna, dentro de cuyos límites está el distrito administrativo del mismo nombre que es la ciudad más poblada del lugar.

Esta localidad encantadora de Suiza se ubica a orillas de un precioso lago del mismo nombre que la propia ciudad. Su centro histórico, verdadero corazón del lugar, posee unas vistas a las gélidas aguas alpinas realmente magníficas, pudiendo ver desde sus calles el peculiar islote del Aar.

De hecho, la belleza de Thun es tal que se ha convertido en destino turístico de primer orden desde que apareciese el ferrocarril en sus calles en 1879, lo que ha permitido que la ciudad crezca y se extienda por el territorio, mostrando un rincón de verdadero cuento de hadas.

Pero Thun, para convertirse en el popular y bello cuento de hadas que es hoy en día, ha tenido que vivir una larga historia que se remonta a más de 4000 años en el pasado, pues la zona ha sido habitada desde tiempos inmemoriales.

El pueblo que da nombre a la ciudad es el celta, que ya habitaba estas tierras en el año 2500 a.C. y nombró Thun como Dunum, cuyo significado en español es «Ciudad Fortificada», pues fue un enclave importante y poderoso muchos siglos atrás.

Desde entonces, otros muchos pueblos han pasado por las fronteras de Thun, formando parte desde el año 1033 del Sacro Imperio Romano Germánico en poder del rey Conrado II, recibiendo derechos de ciudad en 1264.

Como podrás imaginar, un pueblo de cuento de hadas en plenos Alpes suizos como este esconde muchos rincones para ver y visitar durante tu estancia. Más allá de los maravillosos paseos a orillas del lago, encontramos en la ciudad otras bellas atracciones.

Una visita obligada en Thun es su casco antiguo. La historia del lugar parece hablar al oído mientras se pasea por las estrechas callejuelas que conducen a las casas de los antiguos nobles y burgueses hasta coronar la majestuosa torre del castillo de la ciudad.

El castillo medieval que domina la ciudad de Thun atrae las miradas sin excepción a la entrada de la región del Oberland bernés. En este símbolo de poder prácticamente inalterado, se encuentra la llamada sala de los Caballeros, una de las pocas representativas de la Edad Media que se conservan aún.

En 1809 fue creada una pintura panorámica en 360 grados de la localidad de Thun que recibe el nombre de Panorama Wocher y que es el ejemplar más antiguo que se conserva en todo el mundo en lo referente a su clase.

Vamos finalizando nuestra visita por las mágicas zonas de la ciudad acercándonos al castillo Oberhofen, rodeado de bellos jardines a orillas del lago y en el que se pueden observar bonitas exposiciones que reflejan la historia del lugar.