imprenta-valencia

Imprenta

Cuando Valencia estaba en la vanguardia mundial

En la historia de la humanidad, pocas invenciones han generado un impacto tan profundo y duradero, como la creación de la imprenta. La imprenta representó una completa revolución en la edad media que permitió que los libros se masificaran, permitiendo así la difusión del conocimiento. Esto gracias a la rapidez y facilidad de reproducción, y a la reducción de los costes relacionados. La imprenta fomentó la alfabetización como la divulgación y creación de conocimientos. También contribuyó en el fortalecimiento de la economía en las principales ciudades europeas.

En 1400 nace Gutenberg y en 1455 aparece la biblia de las 42 líneas, primer libro que se imprime en toda Europa.

La imprenta llegó a España con cierto retraso respecto a otros países de Europa, debido principalmente a la situación periférica de la península ibérica. Aunque Segovia y Valencia se disputan el haber instalado la primera imprenta del país, hay que concretar que la primera imprenta si fue instalada en Segovia pero fue una imprenta móvil y la de Valencia fue la primera imprenta fija en un taller.

Dicha imprenta, que estaba situada junto al Portal de Valldigna la inauguró un comerciante alemán llamado Jacobo Vizlant y del que se hizo cargo el maestro impresor Lambert Palmart. En 1474 imprimió la primera obra literaria de España ‘Les obres e trobes davall scrítes les cuals tracten de lahors de la sacratíssima Verge María’, que es considerado como el primer libro literario impreso en España y se hizo en lengua valenciana. Un año después, en 1475 llega el primer libro el inglés, en 1477 el francés, en 1483 el croata, en 1489 el portugués y en 1522, el sueco. Valencia estaba en la vanguardia y por delante de todos estos grandes países. En la misma imprenta se imprimió entre 1477 y 1478 la Biblia en valenciano traducido por Bonifacio Ferrer, hermano de San Vicente Ferrer, y sus ayudantes. Se considera que esta Biblia en valenciano de 1478 es la tercera Biblia impresa en lengua moderna, después de la impresión de una traducción alemana en 1466 y la de una traducción italiana en 1471. También adelantado a otras lenguas importantes como el francés, inglés o el propio español.

Cada vez la industria impresora cobró más fuerza. A finales del siglo XV a Valencia se le consideraba el primer centro editorial de España. Más de una treintena de impresores se instalaron en la capital del Turia. Le favorecía también la cercanía de la fábrica de papel, el papel ‘setabensis’, de Xátiva, que fue el más apreciado y se exportaba a toda Europa. Este auge de la industria de la imprenta, como el gran crecimiento socio-cultural desarrolla un momento de especial esplendor económico como intelectual del Reino de Valencia, así como el nacimiento del Siglo de Oro valenciano.

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad